jueves, 2 de febrero de 2012

CHAVIN DE HUANTAR

CRONICA DE UN ENCUENTRO CON LA NATURALEZA (27 de enero 2012)
En varias ocasiones habíamos dialogado de llegar físicamente a la ciudadela de Chavín de Huantar, desde entonces han pasado cuatro años, y por fin esto se hizo realidad cuando un 22 de diciembre del año 2011 tomamos la decisión de llegar para fines de enero del año 2012.
Hasta que llegó el día programado, partimos de noche de Lima y nuestra primera parada fue en Huaraz (3,050 m.s.n.m.), un encanto de una ciudad cerca al cielo, alejados de la ciudad de Lima y en el campo, el día empieza no bien aparece el sol, no bien los panes de piso abandonan los hornos y no bien el café pasadito es servido. Al bajar del ómnibus un señor de nombre Pedro nos lleva en su camioneta a buscar alojamiento y un lugar para tomar un desayuno que nos permita recomponer energías y calentarnos del frío.

 CIUDADELA DE CHAVIN DE HUANTAR
 El paisaje del mítico mundo de los callejones de Huaylas y Conchucos es el lugar donde,según la leyenda, vivieron los huaris, gigantes que, tras el diluvio extendieron su elevada cultura por toda la Tierra. Pero luego -sigue la leyenda- los huaris se unieron a las hijas de los terrestresy degeneraron hasta acabar en simples humanos o también en animales y plantas.

De Lima a esta lugar toma aproximadamente a unos 400kilómetros.  Los restos arqueológicos de la ciudadela de Chavín de Huantar, cultura de más de 4,200 años, anterior a los Incas ( 13 siglos antes) que data entre los siglos X y III antes de Cristo, según  han resistido el paso de los años, lluvias, inundaciones, sismos. Se ubica en el valle alto de Mosna (3.150 msnm), y se sitúa a medio camino entre la costa y la selva, separado de ellas por dos altas cordilleras. El actual Chavín de Huántar se ubica en un pequeño valle (3.177 m.s.n.m.), al pie oriental de la Cordillera Blanca.
La arquitectura de esta cultura que aún permanecen son lo suficientemente expresivas como para poder "leer" en ellas lo que no es posible encontrar en los restantes vestigios líticos primitivos.
La información que se conoce por los historiadores es que fue un centro religioso, un oraculo ocupado por sacerdotes conocedores de astronomía. Por tal razón acudían personas (Ecuador, Bolivia, del Perú). Su iconografía como su arquitectura predominan esculturas representadas por animales, como felinos, serpientes, halcones.
La primera vista muestra una ciudadela que tiene una forma de pirámide trunca, rodeada de un patio circular hundido, y con varias plataformas laterales bajas, una plaza rectangular casi subterránea. Por su ubicación se convirtió en uno de los centros más importantes que permitió un notable intercambio. El clima es seco y frío, pero en su trayecto existen valles con variedad agrícola
                                                                                  

<><><><><>
Al ingresar a los túneles subterráneos, llegamos hasta la parte en donde se exhibe el Lanzón Monolítico, cuya figura antropomorfa tiene aproximadamente cinco metros de alto, y parece representar un ser mitad humano, mitad jaguar, sobresalen en sus pies garras y en las manos cetros. Se encuentra en el centro del lugar y en medio de una cruz.
Actualmente el lanzón está protegido por un vidrio transparente que impide que las personas puedan tocarlo. Hicimos nuestra parte de dermoptica o visión a través de la piel colocando las palmas y la frente en las rocas, asimilando símbolos, figuras, energías que quedaron impregnadas en archivos vibratorios. En estas galerías se descubrieron centenares de vasijas de barro decoradas para servir alimentos y bebidas, Esto sugiere la celebración de banquetes ceremoniales en esas áreas del templo. En las excavaciones se encontraron fragmentos quemados de huesos humanos que han llevado a pensar en la posibilidad de ritos de canibalismo.
Al ingresar al complejo una obra que despierta la admiración de sus visitantes la constituye la Estela de Raimondi. Es una loza de piedra que tiene grabaciones en una cara. Esta es una réplica del original.
Existe una figura tallada que muestra una figura de un ser antropomorfo con brazos abiertos y tiene en los brazos una forma de vara.
Tiene las comisuras de la boca vueltas hacia abajo y colmillos superiores e inferiores. Gran parte de la figura comprende una elaborada complicación del cabello.
Para los arqueólogos esta figura la asocian con una divinidad llamada “Dios de las varas”
Antiguamente la espiritualidad se sustentaba en el miedo a lo sobrenatural o desconocido.


      


En la parte de afuera de los laberintos de Chavin de Huantar, en una pared se encuentra una cabeza clava, cabeza de piedra incrustada en el muro, que adornaban la fachada exterior del complejo.Aparecen con los ojos abiertos y la boca cerrada.
La Portada de las Falcónidas. Se observan a simple vista en la fachada del Templo, y están flanqueadas por dos columnas cilíndricas de piedra negra, que sostienen una piedra en el pórtico.Las columnas están íntegramente grabadas, con la imagen de dos aves míticas antropomorfas, una hembra al norte y un macho al sur. En la cara visible de la cornisa hay grabadas las figuras de siete aves que van de sur a norte y otras tantas en dirección contraria. Las aves son falcónidas, es decir representaciones de aves carnívoras, como los halcones, las águilas o los cernícalos, que abundan en los cielos andinos. Detrás del pico, unas fauces felínicas, con grandes colmillos que se cruzan, sus plumas son serpientes o personajes con atributos de seres vivos. Además, su vientre es una gran boca llena de dientes con colmillos.La entrada a la explanada del Templo existen unas escaleras que llevan a la plaza rectangular. En esta la plaza, al pie del templo, se erige una pequeña representación de la deidad principal del lugar. Esta porta dos conchas marinas, una como símbolo masculino y otra femenina. En cada uno de los pares de columnas cilíndricas del portal del Templo se encuentra la escultura de un ave de rapiña.







 





La piedra de Choque Chinchay
Es una gran piedra que muestra en la parte superior siete hoyos, los que según los arqueólogos representarían la constelación de Orión con forma de un felino. Se ubica en una esquina del Templo Nuevo de Chavín. La ciudadela de Chavín de Huantar tiene representada la dualidad, y trataron de crear una unión entre la arquitectura y el sistema meteorológico que los dirigentes religiosos buscaban controlar mediante sus rituales. Se dice que durante la temporada de lluvias, el sonido del agua de los canales se podía escuchar por todo el templo, debido al eco creado en las cámaras subterráneas.
En los principales ritos en los que participaba el Sacerdote principal, a su salida la tierra se remecía con gran sonido, esto era debido que el sistema de canales creaba una unión tanto física como simbólica entre el templo y el terreno montañoso que los circundaba; y lo cual le daba una imponencia y un poderío extraordinario sobre el pueblo.
En el tiempo ha perdurado su sabiduría que se simboliza en la trilogía:
·         Busca el Amor
·         Búscalo con Sabiduría
·         Intenta encontrarlo
El Kero tiene su origen en esta cultura, y después fue asimilado por Wari, Tiahuanaco e Inca
Dado su conocimiento de la astrología, hicieron en las piedras hoyos en donde al ser llenados con agua se podía reproducir la ubicación de los astros y el sacerdote podía interpretar el futuro.
Es así como surge  la Chakana ó Cruz Andina, cuyo simbolismo representaba:
·         El círculo del centro el infinito, la conexion con el cosmos.
·         Los cuatro puntos cardinales, los elementales, etc
·         La dualida
ü  Internamente
-          Bien  - El Mal
-          Sol y Luna
-          Día y  Noche
-        Alto y Bajo
Simbología del número 7
Las construcciones tienen el número siete en cada una de sus medidas.
En sus ceremonias de interiorización (actualmente conocida como meditación) utilizaban los niveles Gamma, Alfa, Theta para alcanzar niveles de conexión profunda
Los tres universos:
Los sacerdotes tenían identificado los tres universos:
-          Hanan Pacha
-          Kay Pacha
-          Uku Pacha
2.     LAGUNA DE CHINANCOCHA
Luego de las coordinaciones iniciales nos ofrece un tour para recorrer estos hermosos lugares, a las 9 .a.m., . Nuestra primera parada es en Yungay, todos guardan un silencio respetuoso mientras el guía nos relata los tristes hechos que sepultaron por completo a este pueblo. Algunos fierros retorcidos sobresalen de la tierra, han quedado atrapados para siempre. Las puntas de las cuatro palmeras que adornaban las esquinas de la plaza de armas aún pueden verse; y al descender (pedimos permiso al lugar) pues sentíamos las emociones aun impregnadas de lo acontecido en el año 1970 en que un alud sepulto a la ciudad y sus habitantes, como por instinto nuestra primera reacción fue observar el lugar más alto y así divisamos el cristo blanco hacia donde nos dirigimos y desde allí se contemplaba el paisaje y la soledad, comprendiendo que esas eran las emociones percibidas del plano astral de lo que sintieron los pobladores en aquella época.
Meditamos enviando sentimientos de perdón, paz y luz, luego de lo cual continuamos nuestro camino hacia las alturas. A una distancia aproximada de 25 km al noreste de Yungay se encuentran la Laguna de Chinancocha.  Cuando llegamos el día estaba nublado, caía una ligera llovizna persistente, bajamos presurosos al frente, como una enorme laguna de color turquesa atrapada entre las montañas esta Chinacocha o "Laguna femenina" y a un costado, reflejando su belleza en esas cristalinas aguas, el Huascarán con su imponente  cima nevada.
Divisamos un pequeño embarcadero y decidimos tomar un botecito que nos lleva hasta el centro de la laguna, el aire empieza a correr, el frío aumenta, empiezan a caer gruesas gotas de lluvia y todos nos empezamos a mojar. Hasta el dueño del bote tiene que cubrirse con un paraguas de la lluvia,  que sabe que un poquito de agua no nos hará daño.
No es fácil describir la sensación de estar allí, a 3,800 msnm, al pie del Huascarán, con una laguna  hermosa para ser real enfrente y con un aire tan puro.
La lluvia caía con bastante abundancia, cruzamos un puente de madera y por debajo de este, cruzaba un canal de cemento y después nos ubicamos en la explanada  con pequeño cobertizo que nos protegía de la intensa lluvia y frente a nosotros aparecía la laguna, es un espectáculo que sobrecoge el alma, y sentimos subir a una embarcación y navegar hasta el centro, el color es Turquesa, (así como las playas del caribe)
Nos dispusimos a meditar, allí puede sentir la presencia de una mujer que emitía luz y su nombre aparecía en mi mente ASHINA. Al retornar  a la orilla  y bajar del  bote una de las personas del lugar dijo que el nombre de la mujer de la laguna era SHINA.
“Visualizaba que al interior de la laguna había una sala en forma circular con luz blanca y que aparecían como hologramas de figuras, símbolos, colores “
Al terminar la meditación y la conjuncion de las energias con la aguas se  sentía el lugar como la manifestación de la energía femenina, un gran respeto y silencio. 
La laguna en estaciones de sol:

El gran secreto de Chavín.
El secreto de una cultura universal integradora que utilizó el sonido para elevar la vibración de la vida.
NOTAS COMPLEMENTARIAS
(1)     Hay otro Chavín.
Y no es de simple piel pétrea. Ese otro Chavín empezó a investigarlo María Scholten en 1953, cuando descubrió que los constructores de esa zona piramidal poseían conocimientos no inferiores -y hasta similares- de los constructores de las zonas de las pirámides egipcias de Gizeh. Unos sorprendentes conocimientos que, en síntesis, pueden ser formulados del siguiente modo:
1. Las culturas prehispánicas utilizaban una medida específica que ascendía a 3,34 x 10n, medida a la que Scholten denominó "Unidad Americana".
2. Utilizaron también un módulo de 7 y 8.
3. Finalmente, también emplearon, de forma preferencial, la diagonal, tanto de cuadrados como de rectángulos con lados de 7 y 8. Debemos destacar que "diagonal" en quechua es "chekhalluwa", palabra que significa "verdad", porque para el quechua la diagonal es la línea verdadera. (Consigno aquí, imposible detallar por falta de espacio, que con diagonales se pueden unir -mediante la "Unidad Americana" y formando una sola recta- los lugares sagrados de la ruta de Wiracocha.)
"En Chavín, al igual que en Tiahuanaco -nos dice María Scholten- los diseñadores han utilizado la diagonal como punto de partida de todas las medidas en cuanto a la arquitectura. Y principalmente, también en el arte lítico, de tal manera, que han comenzado su diseño con el trazo de un rectángulo con lados de 7 y 8 unidades americanas de 3,34 metros. En tal rectángulo de 7 x 3,34 =23,38 metros y de 8 x 3,34 =26,72 metros como lados, la diagonal tiene 35,50 metros de longitud (10,63 x 3,34). Esta medida de 35,50 metros es la medida clave utilizada por los arquitectos de Chavín. Una medida que que parece haber sido una suerte de código secreto solamente comprensible para los entendidos en matemáticas."
Queda claro, por tanto, que las civilizaciones prehispánicas conocieron y utilizaron una medida de alta cultura matemática. Esto es algo que María Scholten nos muestra en sus complejos estudios de las ruinas de Tiahuanaco y Chavín.
Ante eso, si tenemos en cuenta que los arqueólogos dotan a Chavín de una antigüedad superior a cualquier otra cultura precolombina, se hace evidente que en América, la cultura Chavín fue la primera -por lo menos entre las conocidas- que utilizó esos altos conocimientos y los legó a otras culturas.
Pero, ¿fue la cultura Chavín una simple cultura americana?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aqui tu pregunta o comentario.